Dos pájaros de un tiro: 1era Reserva Mundial de Surfing de Puerto Rico y el Caribe

Dos pájaros de un tiro: 1era Reserva Mundial de Surfing de Puerto Rico y el Caribe
Uno de los tesoros de Puerto Rico. Foto por Roberto Lebrón.

 

 

 

Escuchando Little Simz y Esmé Patterson del Tiny Desk de NPR.

 

Gracias a André Amador por aportar en el escrito.

 

 

 

Si enseñamos a sembrar, debe ser mediante la permacultura. Arriba, el equipo de Olita con algunos residentes de la comunidad La Vía, Aguadilla en una excursión a Finca Tres Amigos de Plenitud. Foto por Roberto Lebrón.

Puerto Rico se caracteriza por su gente (cultura) y por su belleza (la naturaleza). Ambos elementos son la base del apodo La Isla del Encanto, y son valores que deben ser centrales en la consideración de cualquier gestión nacional. Sería solo sentido común invertir esfuerzos en la conservación cultural y natural de nuestro archipiélago, porque de lo contrario, dejaríamos de Ser lo que con orgullo somos, puertorriqueños.

 

 

 

Una de las bendiciones que la naturaleza le provee a Puerto Rico es la gran variedad de olas de nuestras costas y las bellezas escénicas que las rodean. Un gran ejemplo es la costa de Aguadilla, que produce olas magníficas desde octubre hasta abril cuando sistemas de baja presión en el Atlántico Norte dirigen su energía hacia la isla.

El fotógrafo Francisco Javier Gil captura un instante hermoso en las Ruinas de Aguadilla.

 

 

 

 

En particular, hablemos de un pedacito de cielo alrededor de la costa aguadillana que se extiende 8 kilómetros (5 millas) desde Crashboat hasta Surfers Beach. El que busca, encuentra a Gas Chambers, Manglito, Wishing Well, Pressure Point, El Mix, Wilderness, Table Tops y algún otro spot infame que no será nombrado. Éstas son, posiblemente, las olas más divertidas que ofrece nuestra isla – para los duros y los gremasos: hay beach breaks y reef breaks; derechas e izquierdas; olas mongas y tubulares – oro molido en el paraíso tropical.

 

 

 

Evitando de caer en el error de reducir el análisis a dólares y centavos (Law and Economics…), entendamos que las olas alimentan la cultura playera de Puerto Rico, le proveen bienestar a cualquiera que se siente a apreciar sus formas y sonidos, son vehículos de recreación con el potencial de empoderar comunidades costeras, y presentan una gran oportunidad de desarrollo económico para el país. Es decir, el valor holístico de las las olas es recreacional, cultural, espiritual, escénico, y económico.

Benned, residente de La Vía, aprecia el valor que se encuentra a menos de 500 pasos de su casa en la comunidad de La Vía. Foto por Gerardo Lebrón

 

 

 

Pero para el beneficio de los economistas,  un vistazo a surfonomics justificaría proteger las olas de Puerto Rico y fomentar un mayor incentivo a la industria local del surfing. Surfonomics, disciplina creada por Chad Nelsen, Fundador de Surfriders Foundation, cuantifica el valor económico de las olas, y consecuentemente, de la economía alrededor de ellas . Sin profundizar en este campo, aquí dos cifras que puede llamarles la atención: 1) El surfing aporta al pueblo de Rincón unos cincuenta y dos (52) millones de dólares al año , y 2) le contribuye unos dos (2) billones de dolares anuales a la economía estadounidense. Entonces, desde una perspectiva capitalista, ¿no tiene sentido desarrollar la economía local resaltando y conservando precisamente las fuentes de dinero (las olas)? ¿No es sentido común crear empleos y atraer inversión alrededor de este activo natural? Más claro no canta un gallo.

¿Cómo afecta la economía la industria del surfing en Aguadilla? Y, ¿qué ha hecho la administración del municipio de Aguadilla para sacarle responsablemente el mayor provecho a la bendición que recibe? Arriba, Pablo Acevedo, aguadillano, haciendo ejercicio en su patio. Foto por Roberto Lebrón.

 

 

Muchos puertorriqueños han tomado el deporte del surfing como una profesión, como por ejemplo Alejandro Moreda, Gabriel Escudero, Dylan Graves, y Brian Toth. Estos atletas nos representan internacionalmente gracias a sus auspiciadores. Lo que viene ocurriendo es que en Puerto Rico no estamos enfatizando, como pudiésemos hacerlo, los valores que nos brinda el surfing como deporte nacional. Mucho menos tenemos una plataforma sólida para empoderar los pueblos costeros con este recurso (hiere la retina ver escuelas frente al mar con equipos de baloncesto y pelota, pero no de surfing). Y esto en gran medida se debe a la enajenación de la riqueza que ofrece esta profesión.

El orgullo de Isabela, Dylan Graves, quien es auspiciado por la marca californiana VANS, nos marcó a muchos cuando se enfrentó en un “heat” a Kelly Slater, mejor surfista del mundo, en el RipCurl Pro 2010 celebrado en la playa Middles de Isabela. Para muchos, Graves ganó, pero para los jueces del Ripcurl, perdió por .08.  Foto por Roberto Lebrón.

 

 

 

Y la pregunta que le hago a las personas que propulsan el desarrollo económico en Puerto Rico es la siguiente: ¿ Reconocen el valor que tienen las olas y sus paisajes para nuestra isla y su gente? Un grupo de académicos, profesionales, deportistas, y empresarios parecen hacerlo, y por eso actualmente están trabajando para lograr que la costa aguadillana desde playa Crashboat hasta Surfers Beach (incluyendo el espacio controversial de Playuela, con las playas Wishing Wells, Pressure Point, Mix, y Wilderness) se denomine como la 1era Reserva Mundial de Surfing de Puerto Rico y el Caribe por el World Surfing Reserves.

 

 

 

El World Surfing Reserves (WSR) identifica, designa, y preserva olas excepcionales, zonas de surfing, y sus entornos en distintas partes del mundo. Luego de evaluar solicitudes de un sinnúmero de países, el WSR escoge una Reserva al año, basando su evaluación en los siguientes criterios: Consistencia y calidad de la ola, valor ecológico, cultura e historia del surfing en el área, y apoyo local. Olita ha formado un equipo de expertos por cada criterio, todos constituyendo un grupo interdisciplinario que trabaja en recolectar y producir la mayor cantidad de literatura posible por cada tema. El resultado será una artículo para Puerto Rico que expondrá el valor académico creado y la importancia del mismo para futuras generaciones.

1era reunión del equipo de la Reserva Mundial de Surfing PR en las oficinas Sea Grant Program de la Universidad de Puerto Rico. De izquierda a derecho, Pablo Acevedo, Ruperto Chaparro, Steve Lamar, Victor Torres, Miguel Figuerola, Jim Crotty, y Gerardo Lebrón.

 

 

 

El equipo de Valor Ecológico esta compuesto por el Director del Puerto Rico  Sea Grant Program, Ruperto Chapparro, Luis Villanueva, miembro de Sierra Club Puerto Rico y proponente del Corredor Ecológico del Noreste, la bióloga y presidenta de la Liga Ecológica del Noroeste, Kathy Hall, y el estudiante de Ciencias Marinas, Miguel Figuerola.

Uno de las tareas del equipo de Valor Ecológico es crear un mapa virtual, que entre otras cosas, identificará los “Biodiversity Hotspots” de Playuela. Aquí Miguel Figuerola, líder del equipo, marcando por GPS un humedal en Playuela. Foto por Gerardo Lebrón.

 

 

El equipo de Calidad y Consistencia de la Ola esta compuesto por el profesor y director del Center for Applied Ocean Science and Engineering de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Mayagüez, Miguel Canals (hijo), y su pupilo, André Amador, estudiante doctoral de ingeniería mecánica y applied ocean science en Scripps Institute of Oceanography, University of California, San Diego.

André Amador, además de fascinarle el estudio de las olas, es un entusiasta del surfing. Foto por Francisco Javier Gil

 

 

El equipo de Cultura e Historia del Surfing esta compuesto por Victor Torres, que además de ser agrónomo, fue organizador del 1er Circuito Inter-Universitario de Puerto Rico (1980-1982), ganador de la Copa Summer de Surfing del 89′, Campeón Nacional División Master de la Federación de Surfing de Puerto Rico en el 2005, y director del único concurso de surfing puertorriqueño auspiciado por un municipio, Campeonato de Surfing Hatillo. A Victor le asiste el aguadillano Mickey Amador, biólogo marino y capitán certificado por el Coast Guard, dueño de Parguera Fishing Charters. 

Victor Torres se ha dado la tarea de entrevistar la “vieja escuela” del surfing puertorriqueño para recolectar información histórica. Experimento Lúdico, proyecto compuesto por los cineastas puertorriqueños Cristian Carretero y Lorraine Jones, colaboran en el esfuerzo haciéndole una entrevista a René “Crab”. Foto por Gerardo Lebrón

 

 

Y por último, el equipo de Apoyo Local esta compuesto por Roberto Lebrón, Director de Fotografía y Eventos de Olita, Jim Crotty de Surfrider Foundation, Otto Flores, Embajador de Patagonia,  Pablo Acevedo, Fundador de Bambú Pueblo, y Eric Gerena, residente del Sector Playuela.

De las tareas del equipo de Apoyo Local yace la organización de actividades que conecten distintos grupos sociales, particularmente comunidades cercanas, con los valores que nos ofrece la costa propuesta para la designación. Arriba Roberto Lebrón, líder del equipo, en la Noche de Estrellas celebrada en Playuela. La Reserva sería un alto a la contaminación lumínica, algo que además de proteger posibles anidajes del Carey, conservaría la experiencia de alimentarnos del cielo estrellado que disfrutamos en la costa del Mix. Foto por Kenny Enriquez.

 

 

La solicitud de designación será sometida en septiembre de este año (2017). De ser la Reserva escogida, WSR enviará un representante para formar un Comité Timón Local para que se encargue de comenzar las debidas gestiones para llevar la designación a nivel de legislación, especificando así la delimitación terrenal protegida. Este Comité estará encargado de desarrollar el Plan de Manejo del área, y de establecer la pauta para el disfrute de la Reserva.

Punta de Lobos, de Chile fue la Reserva Escogida del 2016

 

El surfing ayuda a educar a los individuos bajo una ética de respeto hacia sus entornos y hacia los demás. Una surfista es una persona que se alimenta física, mental, y espiritualmente de la recreación de deslizarse sobre olas, que conserva los elementos que constituyen esa actividad, y que vive una ética fundamentada en la cortesía y la consideración. Es por esto que la práctica de este deporte tiene una correlación directa con la conservación de nuestros recursos naturales.

Eric Victor, Activista de Olita, feeling blessed. Foto por Roberto Lebrón

 

 

 

La designación de una Reserva Mundial de Surfing para la costa aguadillana sería una herramienta que conservará el activo natural y simultáneamente propulsará un desarrollo económico sostenible fundado en la apreciación de un tesoro nacional: Nuestras olas.

Despierta y reconoce las bendiciones que arropan tu isla. Foto por Roberto Lebrón

 

Apoya la designación de la 1era Reserva Mundial de Surfing de Puerto Rico y el Caribe compartiendo este escrito en los medios sociales. #WSR2018PuertoRico

 

 


1 thought on “Dos pájaros de un tiro: 1era Reserva Mundial de Surfing de Puerto Rico y el Caribe”

  • 1
    Miguel G.Figuerola on April 2, 2017 Reply

    Epico como siempre!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *